The Challenge

Vender CDs era el objetivo, comercializar enciclopedias, ¡el reto!

Siempre me habían llamado mucho la atención. Unos tomos gigantes que formaban parte de las estanterías de todo el mundo. Las enciclopedias eran lo más hasta los años 80. Había personas que iban por las casas vendiéndolas a puerta fría.

Nuestro objetivo no eran las enciclopedias. A finales de 1989, Microsoft estaba tratando de hacer todo lo posible para promocionar el uso del CD-ROM. Su sistema operativo ya no se instalaba desde un disco de 3 y 1/2, el diskette que todos conocíamos. Ahora era necesario disponer de una mayor capacidad. Así que era preciso que los ordenadores incluyeran un lector de CD. La idea parecía muy clara. Había que intensificar el interés por el uso del CD y la gente vivía obsesionada por la información y las enciclopedias.

Lugar

El mundo

Fecha

1989

Tipo

Marketing, Promoción de Producto

Nuestra propuesta se centraba, como siempre, en darles a los usuarios lo que querían. ¿Necesitaban albergar mucha información? El CD permitía alojar mucho más conocimiento que las estanterías de cualquier salón.

En principio, hablamos con los editores de la Encyclopædia Britannica. Sin embargo, sus más de 220 años de tradición vinculados a la edición de editoriales, les hicieron querer mantener su negocio y no ceder en ningún solo punto. Nos dijeron “todos los derechos serán de nuestra organización o no habrá Enciclopedia virtual”.

Esta primera negativa, que en otros casos, se habría convertido en un motivo para dar carpetazo al proyecto, en este caso, dio un impulso de energía al equipo de Microsoft que nos dijo que les gustaba tanto la idea que querían más opciones. Funk-Wagnalls, Collier’s y New Merit Scholar fueron Lao primeros y, con ellos, más de 7.000 fotos e ilustraciones, 30 vídeos en color, 80 animaciones, nueve horas y media de audios o 427 mapas…

Todos ellos formaron parte de Microsoft Encarta 1993, la primera versión de la enciclopedia más accesible de la historia. 

CDRom de Microsoft Encarta

The Result

Microsoft consiguió su propósito. Multiplicó las ventas de sus sistemas operativos. Mientras, además, aumentó beneficios con las ventas de Encarta, su nuevo producto editorial.