¿Aún te atreves a tomar apuntes? ¡Es lógico! – MrVertigo

Mis Stories

¿Aún te atreves a tomar apuntes? ¡Es lógico!

Tomar notas nos hace aprender más y mejor

Parece que en un momento tan tecnológico como este, tomar apuntes no está bien visto. Existen muuuuchas apps y herramientas para tomar notas y apuntes de la información que necesitamos anotar.

Sin embargo, te va a sorprender saber que la información conceptual que vamos consumiendo se retiene de mejor manera que si se hace en un aparato electrónico.

Al menos, es lo que han descubierto Pam Mueller y Daniel Oppenheimer. Estos psicólogos de la Universidad de Princeton, han realizado un estudio que nos devuelve a nuestra época de estudiantes. 

Al leer utilizamos normalmente un solo sentido. Por lo tanto, a nuestro cerebro le llega una retroalimentación más limitada. Sin embargo, al realizar el proceso de leer y escribir involucra varios sentidos. De esta forma, nuestro cerebro recibe retroalimentación de todas las acciones motoras que estamos ejecutando. 

Al escribir en un teclado, la acción cerebral se reduce a un tecleo simple y mecanizado.

Entonces podemos deducir que si escribimos a mano fortalecemos nuestro proceso de aprendizaje. ¿Por qué? Pues porque cuando escribimos a mano nuestro cerebro se activa y reconoce las letras que ya había aprendido anteriormente. Los movimientos de la mano al escribir dejan un recuerdo en el cerebro. 

Este recuerdo nos ayuda posteriormente a identificar y reconocer las letras puesto que se activa el reconocimiento visual. 

Además de todo lo repasado, escribir a mano conlleva más tiempo que cuando lo hacemos con el teclado o el móvil. Este podría ser también un elemento que contribuye a reforzar el aprendizaje. 

Personalmente me ha sorprendido este estudio puesto que siendo más jóvenes decíamos que el bolígrafo con el que íbamos a hacer el examen era el que debíamos utilizar al estudiar, porque “recordaba lo que iba estudiando”. Pues bueno, aunque no deja de ser un mito, lo cierto es que hay un punto de realidad. No era el boli sino el cerebro el que iba aprendiendo casi sin darnos cuenta. 

¿Y esto cómo podemos aplicarlo al elearning? 

Realmente es un verdadero reto. Al menos para las generaciones que hemos aprendido escribiendo con boli y papel. Ahora las generaciones posteriores están empezando a aprender directamente con teclados y pantallas, pero podríamos adaptar una formación mucho más centrada en leer, tocar, interactuar, escuchar, grabar, repasar… se trata de sentir al final y al cabo. 

¿Quieres más? Suscríbete para muuucho more.

    ¿No te atreves a preguntar qué es el e-learning? ¡Te lo cuento!
    ¡Me he atrevido a incluir fotos de personas racializadas en un curso!