Mucha pasión, mucha pasión, pero… ¿y si no existe el talento? – MrVertigo

Mis Stories

Mucha pasión, mucha pasión, pero… ¿y si no existe el talento?

Hay muchas ocasiones en las que utilizamos el concepto del talento de forma arbitraria. En otras ocasiones, en muchas de hecho, se premia el talento de una persona en lugar del esfuerzo. 

Cuando valoramos la “capacidad natural” o el “talento” por encima de la capacidad aprendida, describe la investigadora Carol Dweck, “socavamos el proceso de aprendizaje”. Cuando esperamos que “simplemente lo sepamos” y que lo hagamos a la perfección desde la primera vez que empezamos algo, acabamos creando un marco que nos asusta a la hora de intentar algo nuevo.

Las mentalidades enmarcan el relato que tiene lugar en la cabeza de las personas. Guían todo el proceso de interpretación. 

En este sentido, es importante recordar que en nuestra forma de pensar podemos encontrar dos tipos de mentalidades:

  • Una mentalidad de crecimiento: Centrada en aprender de los errores, en que no se asusta de que las cosas no salgan bien a la primera. 
  • Una mentalidad fija: En la que creemos que ya sabemos todo lo necesario y que no es posible aprender nada nuevo. 
Se puede mejorar el talento de una persona

La mentalidad fija crea un monólogo interno centrado en juzgar y aquí suelen surgir algunos pensamientos: 

“Esto significa que soy un perdedor”

“Esto significa que soy mejor persona que ellos” 

“Esto significa que soy un mal marido”

“Esto significa que mi pareja es egoísta”

La realidad, sin embargo, es que el aprendizaje es una experiencia constante de expansión, dificultad, repetición y dominio. Cuando estábamos aprendiendo a caminar por primera vez, no nos trataban mal por ser incompetentes en los primeros 100 o 1.000 intentos. Cuando los bebés se caen, se levantan. Nada les impide, durante mucho tiempo, acabar bamboleándose sobre dos piernas.

Sin embargo, a medida que envejecemos, empezamos a esperar que nosotros mismos sepamos hacer algo de forma natural. Como cultura, valoramos más la dotación natural que la habilidad ganada.

“Por mucho que nuestra cultura hable del esfuerzo individual y de la superación personal, en el fondo, veneramos a los naturales”.

¿Cuántas oportunidades de aprendizaje estamos perdiendo si depositamos nuestra admiración en la juventud y la capacidad natural?

Las personas con una mentalidad de crecimiento aprenden que:

  • Probar y fracasar es parte del proceso
  • El aprendizaje requiere tropezar, corregir y crecer
  • No hay que saberlo todo de antemano
  • La práctica y el desarrollo de habilidades son más importantes que el talento incorporado.
  • Siempre se es un principiante
  • La vida es un aprendizaje permanente

Tres formas en que la mentalidad de crecimiento se manifiesta en el aprendizaje

Una vez que conozcas la diferencia entre una mentalidad de crecimiento y una mentalidad fija, puedes empezar a notar cómo se manifiesta en tus hábitos cotidianos y en tu aprendizaje. He aquí tres formas en las que la mentalidad de crecimiento se manifiesta:

“Los que tienen una mentalidad de crecimiento encuentran el éxito en dar lo mejor de sí mismos, en aprender y en mejorar”.

Las personas con una mentalidad de crecimiento obtienen tanta felicidad del proceso como de los resultados. Buscan retos y oportunidades para comprometerse con el material, en lugar de obtener toda su satisfacción de la maestría. En lugar de centrarse exclusivamente en el resultado o el objetivo, se centran igualmente en el proceso.

Aprende a mejorar el talento de una forma sencilla

En lugar de desear un libro terminado, escrito y perfeccionado, les motiva el proceso de presentarse cada día a escribir y editar. Los campeones de atletismo continuarán encontrando formas de mejorar su marca personal en lugar de sentarse en el banquillo y pulir sus uñas.

“Los que tienen una mentalidad de crecimiento encuentran los contratiempos motivadores. Son informativos. Son una llamada de atención”.

“En la mentalidad fija, los reveses te etiquetan”, explica Dweck. “Te aterra perder y rendir mal, porque para ti, tú eres tu rendimiento. Cuando rindes mal, te sientes devastado, porque tú, por asociación, ya no eres valioso o especial.”

Mientras que una mentalidad fija fija su identidad al resultado, una mentalidad de crecimiento sabe que su rendimiento no es el único indicador de quién es. “Vaya, ese rendimiento no fue tan bueno”, podría decir la mentalidad de crecimiento. “Me pregunto qué podría hacer de forma diferente para obtener un resultado distinto. ¿Cómo puedo cambiar y crecer aquí para mejorar mi juego?”

“Las personas con la mentalidad de crecimiento en el deporte (como en la química previa a la medicina) se hicieron cargo de los procesos que traen el éxito, y que lo mantienen”.

Cuando crees que eres fijo, “no eres un trabajo en proceso, eres un producto terminado”, dice Dweck. Cuando crees que ya tienes toda la capacidad que tendrás, hay pocas razones para invertir en procesos que te ayuden a hacer crecer tus habilidades: eso no importaría.

“En la mentalidad fija, no tomas el control de tus habilidades ni de tu motivación”.

Por el contrario, la mentalidad de crecimiento sabe que cada uno es responsable de su propio aprendizaje y crecimiento, y por tanto es responsable de establecer sistemas para continuar con su propio aprendizaje. Si queremos ser médicos, nos propondremos aprender todo lo relacionado con la química de la medicina. Si hay áreas concretas que suponen un reto o nos causan dificultades, pediremos ayuda extra y dedicaremos más tiempo a los rompecabezas hasta que encontremos la manera de hacerlo.

Algunos de los mejores bailarines de hip-hop, por ejemplo, no empiezan con su talento de forma natural. (Y talento es una palabra engañosa y a menudo no es una palabra útil.) Aunque el talento puede ser con lo que empiezas, donde acabas depende de tu deseo de aprender, practicar y mejorar. Muchos de mis artistas favoritos han pasado cientos de miles de horas practicando, cayendo, tropezando y tropezando con rutinas hasta que dominaron sus movimientos.

Cómo adoptar la mentalidad de crecimiento en tu propia vida

  • Recompensa por el proceso de trabajo y aprendizaje, no por el resultado…. como por ejemplo, trabajar en problemas difíciles. Dígase a sí mismo “Eso ha sido genial, me he esforzado mucho y he luchado durante un rato”, no “Soy idiota por no saber esto”.
  • Cuando completes algo con éxito, prueba con frases que premien tu capacidad de aprender y crecer, no tu éxito inherente.
  • Busca y atrévete con cosas que te supongan un reto, y encuentra la forma de disfrutar del reto.
  • No atribuyas tu éxito o tu fracaso a las habilidades inherentes; en su lugar, fíjate en el trabajo duro y el esfuerzo que suponen ambos.
  • Registra todo el proceso (con sus dificultades y todo) y empieza a relacionar las dificultades con la aventura del aprendizaje.

Aprende a aprender entrenando tu propia mentalidad de crecimiento

Por suerte, la mentalidad de crecimiento puede aprenderse, dice Dweck. Las personas con mentalidad de crecimiento intentan mejorar constantemente. “Se rodean de las personas más capacitadas que pueden encontrar, miran de frente sus propios errores y deficiencias, y se preguntan con franqueza qué habilidades necesitarán ellos y la empresa en el futuro”.

En cuanto a mí, en la escuela de posgrado, estaba rodeado de gente que dibujaba todos los días, y tuve que completar tareas de dibujo todos los días durante varios semestres. Con el tiempo, la brecha entre mi habilidad y mi gusto empezó a cerrarse, y mis dibujos mejoraron, poco a poco. (Durante el primer año y medio, pensé que no sería capaz de dominar las habilidades para avanzar en mi carrera de diseño).

Entonces, al año y medio, coloqué un dibujo en la pared: un boceto de un bodegón en grafito. El profesor hizo una pausa y dijo: “Este no está tan mal; de hecho, tiene un gran trazo aquí, y podemos trabajar la perspectiva por aquí…”

close

No te pierdas nada

Lo que escribo directamente para ti.

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.

MrVertigo te espera para contarte cositas

¿Quieres más? Suscríbete para muuucho more.

    Si tienes ganas de más, es el momento de aprender contenidos nuevos. Para ello, hemos seleccionado los tres cursos que más pueden encajar contigo. Échales un vistazo a estos cursos y ¡aprende what you quieras!

    close

    No te pierdas nada

    Lo que escribo directamente para ti.

    ¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.

    MrVertigo te espera para contarte cositas

    close






    No te pierdas nada

    Lo que escribo directamente para ti.

    ¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.

    MrVertigo te espera para contarte cositas

    ¿Te cuesta concentrarte? Si no es tu pasión, practica estos 5 sencillos hábitos
    La pasión ayuda mucho, pero cómo podemos mantener la motivación en los proyectos a largo plazo y no rendirnos