El pensamiento lateral es lo que más te va a impresionar hoy – MrVertigo

Mis Stories

El pensamiento lateral es lo que más te va a impresionar hoy

El pensamiento lateral es un término acuñado por Edward de Bono en 1967, que se usa para describir la capacidad de una persona para resolver problemas utilizando soluciones reflexivas más allá del razonamiento lógico y deductivo. 

En términos sencillos, una persona utiliza el pensamiento lateral de forma creativa para resolver retos complejos.

El razonamiento lógico o pensamiento vertical permite a las personas resolver los problemas de forma directa y sencilla. Por otro lado, el pensamiento lateral u horizontal permite a las personas examinar las cosas de forma diferente. Como resultado, las personas que utilizan el pensamiento lateral pueden encontrar soluciones a los problemas que no son tan obvias para los demás.

El aprendizaje lateral es básico para para buscar soluciones creativas

En muchos casos, estas soluciones pueden ser más perdurables o incluso mejorar la situación inicial. 

1. Ser consciente a nivel visual 

El primer paso para mejorar el pensamiento lateral es ser consciente de cómo el cerebro procesa la información. Antes de abordar un nuevo problema, es fundamental reconocer la tendencia del cerebro a basarse en viejos patrones de pensamiento. Aunque, a veces, ese conocimiento no es suficiente. Puede ser que el pensamiento lógico falle y entonces, podemos utilizar una ayuda visual. 

Los mapas mentales, por ejemplo, son ayudas visuales que obligan al cerebro a ajustar sus procesos de pensamiento. Esto provoca a menudo respuestas inesperadas. 

Los mapas mentales te permiten anotar todas tus ideas y luego dar un paso atrás para ordenar tus pensamientos.

2. Abrir la mente a la estimulación aleatoria

A veces intentamos concentrarnos y lo que hacemos es bloquear todos los otros estímulos para que nuestra mente se centre en lo que nos interesa. 

La concentración es muy importante, pero es muy útil aprender cuándo y cómo utilizarla. Algunos de esos estímulos externos pueden llevarnos a nuevas ideas y estas a planteamientos innovadores. 

3. Buscar alternativas

Aunque parezca que hay una solución adecuada para un problema, a veces es útil dejarla de lado y considerar enfoques alternativos. Si probamos métodos alternativos a veces puede ser beneficioso, incluso si estos métodos parecen ridículos.

Considerar alternativas incluso cuando ya se tiene una solución nos aporta la oportunidad de evaluar el problema desde todos los ángulos posibles. La técnica consiste en utilizar conceptos ya elaborados como puntos de partida para la producción de nuevas ideas.

4. Alterar el proceso existente

Esta técnica implica modificar deliberadamente las opciones disponibles, como hacer lo contrario de una dirección implícita o invertir cualquier relación entre los elementos del problema. Esto puede incluir la negación de características previamente asumidas, la descomposición de grandes patrones en pequeños fragmentos o la traslación de una conexión a una analogía y luego de vuelta para ver qué cambió. Al cambiar arbitrariamente los elementos del espacio del problema, se pueden generar nuevas herramientas con las que construir una solución.

5. Utilizar objetos de transición

Los objetos de transición son personas o cosas que tienen características específicas que pueden inspirar nuevas ideas. La persona o cosa en cuestión puede tener estas cualidades de una película que hayas visto o de tu imaginación. La idea básica es utilizar tu imaginación para dar vida a la persona u objeto.

Por ejemplo, ante un reto, podrías preguntarte: ¿cuál es la reacción de Jerry (el personaje de dibujos animados) en esta situación? Jerry nos enseña que la estrategia es quizá un arma esencial incluso contra el desafío más feroz.

6. Hacerse preguntas al azar

Esta técnica consiste en utilizar aportaciones inconexas para resolver un problema. Puede significar sacar a relucir soluciones erróneas a un problema. Por ejemplo, podrías preguntar: “¿qué es lo que no podemos hacer en esta situación?”. Aunque esto parecería un pensamiento irrelevante en el pensamiento convencional, podría allanar el camino a nuevas ideas en el pensamiento lateral. Hacer preguntas como esta ayuda a tu mente a encontrar conexiones entre elementos que parecen no estar relacionados.

7. Desafiar los hábitos

Desafiar implica liberarse de los límites del pensamiento habitual. Implica tratar de resolver los problemas utilizando soluciones que no son convencionales. Esta técnica proviene de la creencia de que siempre hay mejores formas de hacer las cosas, incluso si no se perciben problemas en ese momento. Para utilizar esta técnica, puedes pensar en nuevas formas de mejorar los sistemas. Por ejemplo, puedes tratar de cambiar la trama de tus anuncios incluso cuando los números van bien.

¿Quieres más? Suscríbete para muuucho more.

    Si tienes ganas de más, es el momento de aprender contenidos nuevos. Para ello, hemos seleccionado los tres cursos que más pueden encajar contigo. Échales un vistazo a estos cursos y ¡aprende what you quieras!

    Cómo se pueden generar formaciones de calidad que impresionen
    Porqué impresiona nuestro pensamiento creativo y nos hace crecer como personas